Síndrome de desgaste profesional “Burnout”

El síndrome de burnout, también conocido como síndrome de desgaste ocupacional o profesional, es un padecimiento que se produce como respuesta a presiones prolongadas que una persona sufre ante factores estresantes emocionales e interpersonales relacionados con el trabajo.

Edelwich y Brodsky (1980) lo describen como una pérdida progresiva de idealismo, energía y propósito, mientras que otros estudiosos en el campo de la psicología organizacional lo ubican como un estado de desgaste emocional y físico (Pines, Aronson, 1981) o en su definición comúnmente más conocida, como una condición multidimensional de agotamiento emocional, despersonalización y disminución de la realización personal en el trabajo, que se da en ocupaciones con contacto directo y constante con gente (Maslach, 1981)

El síndrome de Burnout fue declarado en el año 2000 por la Organización Mundial de la Salud como un factor de riesgo laboral por su capacidad para afectar la calidad de vida, salud mental e incluso hasta poner en riesgo la vida.

Su definición no se encuentra en el DSM-V, ni en el CIE 10, pero usualmente se describe como una forma inadecuada de afrontar el estrés crónico, cuyos rasgos principales son el agotamiento emocional, la despersonalización y la disminución del desempeño personal.

Epidemiologia

En argentina El estudio más grande de burnout en residentes, que involucró a 15 000 médicos de Medicina interna, reveló que el 51,5% de ellos cumplía con los criterios1. Otros investigadores que evaluaron residentes de Pediatría, Anestesiología y Cirugía describieron una prevalencia de entre un 41 y un 74%1. En un trabajo realizado en el Hospital Italiano de Buenos Aires, la prevalencia fue del 19,6%.

En Chile se realizo un estudio donde se encontró que La prevalencia de burnout en los residentes de cirugía general de Chile es de un 72,8%, principalmente en jóvenes, con hijos, mujeres y de región metropolitana.

Factores de riesgo

  1. Individuales:
  • Tener baja autoestima
  • Mecanismos de adaptación desadaptativos
  • Adultos jóvenes con una visión del mundo idealista
  • Expectativas irrealmente altas
  • Tener problemas financieros
  1. Organizacionales:

• Gran carga de trabajo

• Conflictos con los compañeros de trabajo

• Recursos reducidos

• falta de control

• Desequilibrio esfuerzo-recompensa

• Falta de personal

• Cambio institucional rápido

Criterios diagnósticos

El burnout se define en la CIE-11 de la siguiente manera:

El agotamiento es un síndrome conceptualizado como resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito. Se caracteriza por tres dimensiones:

  • Sentimientos de agotamiento o agotamiento de la energía;
  • Mayor distancia mental del trabajo de uno, o sentimientos de negativismo o cinismo relacionados con el trabajo.
  • Eficacia profesional reducida.

“El burnout se refiere específicamente a fenómenos en el contexto ocupacional y no debe aplicarse para describir experiencias en otras áreas de la vida”.

En casos extremos y sin la atención adecuada puede evolucionar un cuadro de ansiedad y/o depresivo que lleve al suicidio. Así también se incrementa el riesgo de adicciones y enfermedades somáticas (por ejemplo, migraña, estómago irritable, taquicardia). Entre las consecuencias sociales se observa el aislamiento en el lugar del trabajo y/o en la vida privada. En el ambiente laboral se incrementa un bajo rendimiento, inasistencias e incapacidades

Si respondes afirmativamente a varias de las siguientes preguntas, amigo, puedes estar bajo los efectos de burnout.

¿Ahora eres más crítico en el trabajo?

¿Te cuesta mucho ir a trabajar y al llegar te cuesta comenzar?

¿Ahora eres más impaciente con tus compañeros o clientes?

¿Te sientes sin la energía necesaria para ser productivo?

¿Estás desilusionado con el trabajo?

¿Necesitas tomar alcohol, consumir drogas o medicamentos, para sentirte mejor?

¿Tienes dolores de cabeza, físicos o de espalda?

Cuestionarios Burnout

El primer instrumento y el más ampliamente utilizado es el Inventario Maslach de Burnout. Éste consiste en 22 ítems que se presentan en formato de escala Likert con 7 opciones de respuesta (de 0 a 7) que hacen referencia a la frecuencia con que se experimentan ciertos pensamientos o sentimientos, desde “nunca” hasta “todos los días”. Los ítems se agrupan en tres dimensiones: agotamiento emocional (9 ítems, puntuación de 0 a 54), despersonalización (5 ítems, puntuación de 0 a 35), y realización personal (8 ítems, puntuación de 0 a 48). En general se considera una puntuación igual o mayor a 34 como indicador de burnout. El cuestionario “Burnout Measure” incluye 21 ítems con 7 opciones de respuesta en escala Likert para medir tres dimensiones: agotamiento físico, emocional y mental. La versión breve reduce la escala a 10 ítems. En ambas versiones se obtiene un puntaje global sin punto de corte establecido.

Tratamiento

Desde una perspectiva preventiva se proponen por una parte estrategias enfocadas a la institución, como la creación y preservación de un ambiente saludable (estilos de comunicación y liderazgo, manejo del tiempo), reconocimiento del desempeño (verbal, económico, social) y la capacitación a personas en puestos de liderazgo.

Para un trabajo individual o de pequeños grupos se ha propuesto técnicas para mejorar la tolerancia al estrés, de relajamiento, de asertividad, promover actividades de ocio (deporte, cultura, naturaleza), relaciones personales estables (familia, amigos, pareja), reducir la frustración por falsas expectativas, y el manejo del aspecto religioso/espiritual. Para grupos de personas en ocupaciones de riesgo (por ejemplo, médicos, enfermeras, cuidadores primarios), programas de monitoreo y atención temprana, y en caso de presentarse síntomas psiquiátricos, terapia farmacológica y/o psicoterapia.

Una revisión sistemática de la literatura (33)encontró que entre varios tipo de terapia incluyendo musicoterapia, Qigong, y terapia física, la terapia cognitivo conductual reportaba evidencia más consistente de su eficacia. A pesar de que numerosos estudios han procurado analizar objetivamente la utilidad de los tratamientos propuestos los resultados son sólo preliminares y bastante limitados en su diseño y poco comparables entre sí.

Referencias Bibliográficas

  1. Saborio L, Hidalgo L. Síndrome de burnout. Med. leg. Costa Rica vol.32 n.1 Heredia Jan./Mar. 2015
  2. https://www.who.int/news/item/28-05-2019-burn-out-an-occupational-phenomenon-international-classification-of-diseases
  3. https://www.thoracic.org/patients/patient-resources/resources/burnout-syndrome.pdf
  4. Gómez L, Castillo D. Síndrome de Burnout: una revisión breve. Ciencia y Humanismo en la Salud 2015, Vol. 2, No 3, pp. 116-122revista.medicina.uady.mx
  5. Muñoz A, Fossati V, Llera G. ¿Cuál es la relación entre el síndrome de burnout, el sentido de la vida y el proyecto de vida laboral en los médicos residentes? Una perspectiva logoterapéutica. Rev. Hosp. Ital. B. Aires. vol. 38 | N.º 3 | septiembre 2018
  6. Forbes R. El síndrome de burnout: síntomas, causas y medidas de atención en la empresa. Éxito Empresarial / No. 160, 2011.

Dra Rosibel Cifuentes Castro  

Especialista  en Psiquiatria  egresada  de la Universidad Maimonides  de Buenos Aires, Argentina.

Trabajando actualmente en consulta ambulatoria de psiquiatría  adultos en Santiago de Chile