Maltrato Infantil y Violencia de Genero: Dos caras de la misma moneda – Parte V: Datos Estadísticos

Trabajo Final del Máster malos tratos y violencia de género, de UNED, España, de la Licenciada Mariana Graña.

Téngase en cuenta que esta investigación es una primera aproximación a números reales de niños entrevistados en el marco de expedientes caratulados como Violencia de Genero, además de sus madres, las cuales son el principal objeto de estudio en el marco del Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires.

Estos números surgen únicamente a partir de las entrevistas realizadas por esta profesional, desde diciembre de 2015 hasta Abril de 2019 en el contexto del rol de Perito Psicóloga perteneciente al Equipo Técnico del Juzgado de Familia Numero 2 de un Municipio del conurbano de la provincia de Buenos Aires. Si bien es una muestra representativa, logra dar cuenta de numerosas cuestiones que pronto abordaremos, aunque ya venimos mencionando.

Se debería considerar que en el mismo distrito hay dos juzgados, dentro de los cuales hay un promedio de 7 profesionales, psicólogos, trabajadores sociales y psiquiatras que evalúan aproximadamente la misma cantidad de personas que esta profesional. Si estos números se multiplicaran por la cantidad de profesionales que actúan dentro del mismo espacio geográfico, las sumas serian exorbitantes.

Es de destacar que esos números no pueden ser llevados adelante dado que la forma de evaluación aplicada no es coincidente. La evaluación no solo pormenorizada sino atenta y con una formación basada en la que se esta planteando desde esta óptica, es la que podría visibilizar de igual manera que se esta logrando a partir de estos números que presentare a continuación.

Ya la experta Sofia, Czalbowski, ha resaltado la deficiencia en números acerca de este flagelo: “El fenómeno de los niños, niñas y adolescentes expuestos a la violencia de género es una problemática que cada vez se va visibilizando más. Sin embargo, no existen cifras concluyentes de cuantos menores podrían estar padeciendo las consecuencias de vivir en un ambiente con violencia de genero. No hay cifras oficiales y las que se manejan a través de distintos estudios nos ofrecen un panorama que puede llegar a los 800.000 afectados en España.

El numero es alarmante y seria deseable poder contar con registros acorde a esta realidad. Generalmente se hace un calculo por cantidad de hijos promedio en mujeres victimas de violencia de género que estarían dentro de la población que habitualmente tiene hijos, lo cual es una cifra aproximada pero muy significativa1

Se abordaron, concretamente, 900 familias constituyendo 900 expedientes en los cuales la denunciante ha sido la mujer. En promedio estas mujeres tienen 3 hijos, constituyéndose entonces un aproximado de 2700 niños de edades entre meses de vida y adolescentes hasta los 18 años de edad. No se contabilizan los mayores de 18 años.

Este universo ha sido entrevistado de forma individual o conjunta entre hermanos, pero nunca en presencia de sus padres o madres. Siempre han prestado el consentimiento verbal para poder ser entrevistados.

Los mismos fueron entrevistados desde la perspectiva de derechos humanos y utilizando el paradigma propuesto en este trabajo. Los protocolos específicos 2 mencionan las variables a tener en cuenta dentro del análisis, siendo la una de las principales, el tipo e intensidad de maltrato al que han sido expuestos los niños.

La intensidad de la exposición también puede estar morigerada o verse profundizada por el estilo de apego del adulto protector, las características del niño, el contexto de la familia extensa y las respuestas institucionales y profesionales.

Aquí yace la mayor dificultad de esta evaluación de los niños, no existiendo un protocolo único o escala que de cuenta de todas las variables. Los diagnósticos son orientativos para el profesional, más allá de lo que se evidencie en el niño.

Dadas estas características la entrevista desde la formación del profesional, se constituye en la herramienta evaluativa por excelencia, pudiendo desde el conocimiento, preguntar, observar e interactuar con los niños para conocer su estado psíquico.

En muchos ámbitos se escuchan preguntas como: “Es bueno tu papa?”, “Tu mama es mas buena no?”, “Quien te cuida más?”, etc. Cuando no escuchamos en audiencias donde se decidirán custodia compartida o “tenencia” de los niños: “Vos con quien queres vivir, ¿con mama o con papa?”, argumentando que están “escuchando al niño” como lo solicita la Convención sobre los derechos del Niño de Naciones Unidas. La posibilidad de escuchar a un niño es una experiencia intensa, si se conoce el impacto de la violencia sobre ellos.

Además se deberá conocer las etapas del desarrollo psico social y cognitivo de los mismos, en conjunción con una disposición interna del profesional a generar el espacio, no físico, sino emocional donde alojar lo que el niño nos desea mostrar. Muchos profesionales comentan: “¿No dice nada el nene”, “Y el chico? Nada” dando cuenta de una gran imposibilidad de poder abordar que sucede con ellos.

El numero de niños que se entrevisto durante este lapso de tiempo, posee alguna de sus áreas de desarrollo, de todas las mencionadas desde los diferentes autores, dañada. Varia la profundidad del daño según las variables de la edad cronológica, la personalidad del niño, el tiempo y estilo de maltrato acaecido, así como el vinculo que la victima propuso al niño. Estas variables mantienen múltiples combinaciones que solicitan y ameritan un estudio de mayor envergadura, siendo el presente un inicio de una mayor investigación.

Voces reales

Como se ha venido exponiendo y tratando de realizarse un entrelazado de la teoría y la práctica, es muy gráfico cuando podemos recolectar frases o dichos que los niños han utilizado para visibilizar desde sus opiniones, niveles cognitivos, consideraciones, creencias, etc, su padecer, desterrando la idea de que los niños no son testigos sino víctimas.

Algunos adolescentes: “El se puso peor porque mi mama se quería separar”, “El se pone en pedo y no deja tranquilo a nadie. Ni loca tengo un novio”, “Yo me quiero llamar con el apellido de mi mama. Porque sí. El llega borracho y no me gusta lo que le hace a mi mamá

Aunque ponga un perímetro, sabiendo como es el, no sirve. La perímetro es a voluntad ni hay nada que lo impida sino que es tu voluntad que te tenes que poner para no acercarse. Eso es lo que yo creo de la perímetro. El problema está en que como lo van a agarrar o tenemos pruebas de que él se acercó, si la policía tardo dos horas en venir si él se acercó en dos minutos no más que eso”. Los mismos en sus dichos, nos muestran lo que nosotros, con la formación, predisposición y claridad podemos ser: los vínculos dañados, apegos desorganizados, y visiones de futuro catastrófico, negativo y sin posibilidades de cambio.

Los niños en edad escolar, entre 4 y 10 años son agudos, muchas veces crudos en sus palabras: “El me pregunta todo el tiempo de mama, de nosotros nada. O sea, te das cuenta que no le interesa no?”, “Yo escucho. Si esta tranquilo, veo de que siga así. Sino se arma y ahí trato de esconderme”, “Borracho quiere decir que toma la cerveza. Ahí ya se pone diferente. Es como si se convirtiera en otro papa, como el Hulk”.

Un elemento interesante aportado por Zamudio es el poder observar como en los niños también vemos los ciclos de la violencia. Las estrategias de compensación y mantenimiento del “presunto orden familiar”. Las descripciones de “ahora todo bien. Esta tranquilo. Se le paso todo a mi papa” nos llevan a poder trazar un paralelismo y sostener la misma evaluación de riesgo que realizamos en la victima de violencia de género, teniendo absolutamente en cuenta en que fase del ciclo de la violencia se encuentra, en los niños. En ellos también encontramos las mismas características que las mujeres se encuentran viviendo, confirmándonos que los niños también viven el ciclo de la violencia, desterrándose el concepto de “testigos de violencia” para poder si comenzar a hablar de victimas de violencia de Genero.

1 Sofia, Czalbowski “Capitulo 4: Los niños, niñas y adolescentes expuestos a la violencia de género” en “Guía de Intervención en casos de Violencia de Genero. Una mirada para ver” Inmaculada Romero Sabater, Rebeca Alvarez López, Trinidad N. Soria López y Maria Teresa Villota Alonso. Editorial Síntesis

2 Beatriz Olaya1,2, María Jesús Tarragona2, Nuria de la Osa 1,2 y Lourdes Ezpeleta 1,2 1 “Protocolo de evaluación de niños y adolescentes victimas de la violencia doméstica” en Unitat d’Epidemiologia i de Diagnòstic en Psicopatologia del Desenvolupament 2 Departament de Psicologia Clínica i de la Salut Universitat Autònoma de Barcelona

Lic. Mariana Graña (Argentina – Abril 2018 – Reconocimiento por el aporte a la comunidad latino parlante otorgado por ISSTD – 2.019) de “Treating Complex Traumatic Stress Disorders in Children and Adolescents”