Maltrato Infantil y Violencia de Genero: Dos caras de la misma moneda – Parte IV

Diagnósticos 2

Trabajo Final del Máster malos tratos y violencia de género, de UNED, España, de la Licenciada Mariana Graña

Mientras tanto la categorización planteada por la Lic Sandra Baita1 de Trastorno Traumático del desarrollo (Disorder of Extreme Stress Not Otherwise Specified) específicamente aplicado a niños:

  1. Exposición. El niño o adolescente ha experimentado o sido testigo de múltiples o prolongados eventos adversos a lo largo de un periodo de por lo menos un año comenzando en la infancia o adolescencia temprana, incluyendo:
  1. Experiencia directa o ser testigo de episodios repetidos y severos de violencia interpersonal.
  2. Disrupciones significativas en los cuidados básicos como resultado de cambios repetidos o separación repetida del cuidador primario, o exposición a abuso emocional severo y persistente.
  3. Desregulación afectiva y fisiológica: el niño exhibe un deterioro en sus competencias evolutivas normales relacionadas con la regulación de la excitación, incluyendo por lo menos dos de los siguientes ítems:
  1. Incapacidad para modular, tolerar o recuperarse de estados afectivos extremos (miedo, enojo, vergüenza), incluyendo berrinches prolongados y extremos o inmovilización.
  2. Perturbaciones en la regulación de funciones corporales (perturbaciones persistentes en el sueño, alimentación y control de esfínteres, hiper o hiperreactividad al tacto y a los sonidos, desorganización durante la transición entre rutinas)
  3. Reconocimiento disminuido/ disociación de sensaciones, emociones y estados corporales (despersonalización, desrealización, discontinuidad en los estados afectivos, embotamiento afectivo, analgesia física y dificultad para el reconocimiento de emociones).
  4. Dificultad en la descripción de emociones y estados corporales (dificultad para describir estados internos o para comunicar necesidades tales como el hambre o la evacuación y eliminación).
  5. Desregulación Atencional y Conductual: El niño exhibe un deterioro en sus competencias evolutivas normales relacionadas con el mantenimiento de la atención, el aprendizaje o el afrontamiento del estrés, incluyendo al menos tres de los siguientes items:
  1. Preocupación por la amenaza, o dificultad para percibirla, incluyendo una mala interpretación de las señales de seguridad y peligro.
  2. Deterioro en la capacidad de auto protegerse, incluyendo conductas de riesgo o búsqueda de emociones violentas (conductas sexuales de riesgo, descontrol impulsivo, subestimación del riesgo, dificultad para comprender las reglas, para planificar la conducta y para anticipar las consecuencias).
  3. Intentos desajustados de auto calma (movimientos rítmicos o rocking, masturbación compulsiva, incluye consumo de sustancias).
  4. Auto injuria habitual (intencional o automática) o reactiva (cortarse, golpearse la cabeza, quemarse, pellizcarse)
  5. Incapacidad para iniciar o mantener una conducta dirigida a un objetivo (falta de curiosidad, dificultades para planificar o completar tareas, abulia)
  6. Desregulación del Self y Relacional: El niño exhibe un deterioro en sus competencias evolutivas normales relacionadas con su sentido de identidad personal e involucración en las relaciones, incluyendo por lo menos tres de los siguientes items:
  1. Preocupación intensa por la seguridad del cuidador o de otros seres queridos (incluyendo una actitud temprana de cuidado hacia otros) o dificultades en la tolerancia al re encuentro con los mismos luego de una separación.
  2. Persistente sentido negativo de si mismo, incluyendo odio hacia si mismo, impotencia, sentimiento de no ser valioso, ineficacia o defectuosidad.
  3. Desconfianza extrema y persistente, conducta desafiante o fala de reciprocidad en las relaciones cercanas con adultos o pares (incluye expectativa de ser victimizado por otros).
  4. Reactividad física o agresión verbal (impulsiva, no intencionalmente coercitiva o manipuladora (hacia pares, cuidadores u otros adultos.
  5. Intentos inapropiados (excesivos o promiscuos) de tener contacto íntimo (incluyendo la intimidad sexual o física) o dependencia excesiva respecto de pares o adultos como forma de buscar seguridad o reaseguro.
  6. Deterioro en la capacidad de regular la empatía evidenciado por una falta de empatía o intolerancias hacia las expresiones de estrés de los otros, o por una excesiva respuesta al malestar de los otros.
  1. Espectro de síntomas postraumáticos: El niño exhibe por lo menos un síntoma de al menos dos de los tres clusters de síntomas de TEPT.
  2. Duración del trastorno: Que al menos durante 6 meses
  3. Dificultades Funcionales: El trastorno causa malestar clínicamente significativo o incapacidad en al menos dos de las siguientes áreas de funcionamiento:
  1. Escolar
  2. Familiar
  3. Grupo de pares
  4. Legal
  5. Salud
  6. Vocacional

Todas estas categorías, manejan conceptos parecidos y que apuntan a las cuestiones que hemos venido mencionando: la exposición continuada, los conceptos de Trauma, síntomas de hiperactivación y de hipo activación. Sin embargo, no dan cuenta del estilo de apego que ese niño ha recibido por parte del adulto. Tanto padre como madre, proponen al niño/a un apego definido. Este será el vinculo que el niño tendrá y dentro del cual se recibirán, vivenciaran y experimentaran las situaciones de violencia de genero.

Zamudio2 también da cuenta de diferentes áreas dañadas y afectadas por la violencia de genero en los niños, desde una mirada ecológica y no tan diagnostica:

  1. Ámbito Afectivo: Problemas con la empatía, problemas de ansiedad, estrés y miedo, Problemas vinculados a la depresión, problemas con la rabia, problemas con la culpa y vergüenza, problemas de autoestima, problemas ligados al síndrome de estrés postraumático
  2. Ámbito Social: Problemas en el contexto social, Problemas de rechazo social, problemas para crear y mantener vínculos cercanos, problemas vinculados a conflictos y victimización, problemas vinculados al aislamiento y la soledad.
  3. Ámbito cognitivo y del aprendizaje: Problemas en algunas habilidades cognitivas, problemas de atención y concentración, problemas de aprendizaje, problemas en el rendimiento escolar
  4. Ámbito de las creencias y valores: problemas vinculados a creencias y valores sexistas, problemas vinculados a creencias y valores abusivos, problemas vinculados a creencias y valores sobre un mundo peligroso y dañino
  5. Ámbito Físico: Problemas de hiperactivación y vigilancia, problemas de salud, problemas vinculados a daños físicos y posibilidad de muerte.
  6. Ámbito Sexual
  7. Ámbito Económico o de subsistencia básica: Problemas de empobrecimiento y precariedad económica, problemas de perdida de bienes y/o del hogar
  8. Ámbito del desarrollo en General

Agregando el autor una distinción acerca de las consecuencias a largo plazo, siendo las anteriores a corto plazo: Transgeneracionalidad, trastornos del apego, mirada del mundo y roles inversos. El incluir, por parte de Zamudio, las consecuencias económicas y el empobrecimiento es uno de los aspectos más innovadores, no siendo mencionado en ninguna otra bibliografía. Los niños al llegar a la adolescencia padecen el empobrecimiento de los vínculos acompañada del deterioro y destrucción de las herramientas que podrían colaborar en una mejora de su calidad de vida. El agresor suele malgastar los recursos económicos familiares o incluso acapararlos, viéndose este aspecto dentro de los expedientes de alimentos o custodia compartida, como un continuo dentro de la historia vital de los niños. En palabras del autor “Pueden ser frecuentes en primera instancia las dificultades para ir vestidos de forma adecuada, el tener elementos básicos para la escuela, el contar con calefacción en el hogar, hasta llegar a situaciones más extremas de alimentación inadecuada o falta de alimentación. Los pequeños y pequeñas van viviendo una precariedad económica, que les avergüenza aun mas y va minando la sensación de seguridad que a duras penas subsiste”.

1 Baita, Sandra “Trastorno Traumático del Desarrollo: Una nueva propuesta diagnostica” Revista Iberoamericana de Psicotraumatología y Disociación, Volumen 4, Número 1, Año 2012. http://revibapst.com/TRASTORNODESARROLLO.pdf

2 Zamudio, Raúl Lizana – 2.012 Op. Cit.

Lic. Mariana Graña (Argentina – Abril 2018 – Reconocimiento por el aporte a la comunidad latino parlante otorgado por ISSTD – 2.019) de “Treating Complex Traumatic Stress Disorders in Children and Adolescents”