Las víctimas del grooming

Hoy la mayoría de los niños, niñas y adolescentes viven en sus mundos virtuales con poco o nulo contacto real, sea con sus pares o los adultos. Muchos niños y niñas víctimas de abuso intrafamiliar, físico o verbal o por abandono, el mismo puede estar dado por padres que los ignoran o padres que deben salir a trabajar, comienzan a establecer vínculos con personajes virtuales.

Hoy atravesados por una pandemia que nos ha descolocado a los adultos y la mayoría de los trabajos y tareas se han vuelto a la virtualidad es muy complejo poder detectar el estado mental real en que se encuentras los chicos, ya que están conectados 24/7-

Estos personajes arman todo su perfil en las redes que al menor le cuesta distinguir de su real esencia e intencionalidad.

Los mismos los escuchan, están siempre conectados, y saben que responder a la demanda, de angustia, o soledad del o la menor. Quien desconoce el riesgo que corre.

Grooming, no solo opera dentro de un mundo digital, este puede ejecutarse en una o dos fases dependiendo de las características de la personalidad, motivación y agresividad de quien lo comete, el Groomer (adulto que acosa y abusa sexualmente a través de Internet a un niño, niña y adolescente) y ser cometido en forma individual o grupal. Hablamos de una “Fase digital” y otra “Fase Presencial” Debemos comprender que en la “Fase Digital” todo sucede dentro de una comunidad digital que simula un mundo en el cual los usuarios interactuar entre sí a través de avatares.

El delito puede quedar en instancia digital y no avanzar o por el contrario, puede tornarse más complejo y traspasar su propia digitalidad. Lo que inicialmente comenzó dentro del universo digital se puede trasladar al mundo físico, la “Fase presencial o Física” instancia en la que el Groomer logra concretar directamente un encuentro físico con la víctima.

Los Groomers pueden utilizar su verdadera identidad de igual forma que pueden hacerse pasar por niños, niñas y adolescentes para poder contactarse con ellos, otorgándoles una aparente seguridad y amistad incondicional para conseguir posteriormente fotos o vídeos íntimos con desnudos o actitudes sexuales explícitas, o bien de acuerdo al perfil psicológico criminal del Groomer al cual que tengamos en frente, todo lo contrario. En cualquiera de estos casos, los efectos provocados son traumáticos y duraderos sobre el estado psíquico de los niños, como los riesgos extremos sobre la integridad física y la propia vida.

El groomer posee una perversión sexual en la que el objeto de deseo y elección es un niño o adolescente, percibiéndolos como objetos de placer sexual, sin importarles la experiencia traumática ocasionada a la víctima.

Acumulará abundantes elementos para fantasear cuando no tenga víctimas expuestas a la vista, el motor de su accionar serán sus fantasías, las motivaciones dependerán según el tipo de personalidad del Groomer, en los tipos más agresivos las mismas poseen un tono de control, ira, dominación, poder, basado en la satisfacción de producir miedo o temor a la víctima, abordándolas rápidamente y sexualizando inmediatamente el diálogo con amenazas.

Sin dudas, Internet posee un lado oscuro aún desconocido , donde se estima según Grooming Argentina en el 2020 que alrededor 1.500 millones de niños, niñas y adolescentes de todo el mundo afectados por el delito de Grooming durante la pandemia por Covid-19, debido a la cantidad de horas diarias conectados en la cuarentena social, preventiva y obligatoria.

Cómo detectar el malestar en los niños

  • Tristeza y aislamiento
  • Escasa conversación
  • Deterioro en el rendimiento escolar
  • Alejamiento de sus pares
  • Apego a las pantallas, mayor al habitual.
  • Llamadas por celular a números desconocidos.

Dra Patricia Raimundo. Psiquiatra-Legista MP 62951 MN 158734
Mail rai_7135@yahoo.com.ar