En la trinchera

En La “TRINCHERA” de atención en Salud Mental, con dos Residentes del Hospital Interdisciplinario Psicoasistencial José T. Borda

Dos colegas de excelencia comparten algunos conceptos y vivencias con respecto a su profesión, lugar de trabajo y práctica asistencial actual

Dr. Adam Vicari, médico graduado en la UBA , recibido en 2017. Inicie la formación en la residencia de psiquiatría del hospital José T Borda en el año 2018 , en la actualidad cursando el 3 año de la misma . Me encuentro realizando suplencias de guardia en el hospital y realizando interconsultas de psiquiatría en el hospital Penna.

Dr.José Antonio Gigliotti, Médico UBA, recibido en 2016.Inicio de formación en residencia de psiquiatría en el año 2017 en el Hospital Jose T. Borda. Actualmente cursando 4° año de residencia en dicha institución, sumado a actividad de refuerzo de guardia de psiquiatría como suplente de guardia.

1-Estimados colegas: donde desarrollan tu actividad profesional y de formación actualmente y que recursos utilizas en tiempos de pandemia para el ejercicio de esta?

Dr. Gigliotti: En la actualidad me encuentro realizando el 4° año de la Residencia en Psiquiatría en el Hospital José T. Borda. Desarrollo mi actividad profesional en el Servicio de Admisión II del Hospital Borda y realizando suplencias de guardia en dicha institución. La actividad formativa la llevo a cabo en los espacios de la residencia especialmente dedicados a la formación profesional, en los cuales contamos con ateneos clínicos y clases especializadas de manera interdisciplinaria. También me encuentro realizando la formación académica de psiquiatría en el Curso Superior de la UBA (Sede Hospital Borda). En el contexto actual de pandemia los recursos y herramientas utilizados son clases virtuales para la formación académica y para el desarrollo de la actividad asistencial cuento con supervisión de referentes calificados de años de trabajo en el área y con medidas de protección adecuadas para la prevención infectocontagiosa en relación al Coronavirus.

Dr. Vicari: Actualmente me encuentro realizando la residencia de psiquiatría en el hospital José T Borda . Iniciando el tercer año de la misma, durante el cual rotamos por un hospital general , con el motivo de completar nuestra formación en el campo de la psiquiatría de enlace (Interconsulta) en mi caso particular desempeño la actividad asistencial en el hospital penna y en la guardia del hospital Borda .En cuanto a los aspectos formativos , la residencia cuenta con un día dedicado a los aspectos académicos , espacio en donde de dictan clases y ateneos de forma interdisciplinaria Durante la pandemia la formación se mantuvo mediante encuentros virtuales, y se priorizo la actividad asistencial .

En cuanto a los recursos para la atención clínica utilizamos tanto lo disponible por el hospital como lo que por otros medios podemos conseguir ( Ej Medicación por muestras) para intentar cuidar a los pacientes y que se expongan lo menos posible. También comenzamos a hacer uso de los dispositivos virtuales para realizar controles y seguimientos.

2- Que es la psiquiatría y como ves la practica actual de la misma en relación con los avances de la medicina en general y de las neurociencias en particular?

Dr. Vicari: La psiquiatría es la rama de la medicina que tiene su campo de acción en las experiencias psicológicas patológicas, se ocupa del estudio, prevención, tratamiento y rehabilitación de los trastornos psíquicos, como tales podemos entender desde trastornos emocionales menores como un trastorno adaptativo en contexto de estrés psicosocial a cambios psicológicos profundos que son el resultado directo de trastornos cerebrales orgánicamente demostrables; alteraciones de la personalidad que tienen influencia significativa en la conducta tal que el individuo o los otros sufren, y consecuencias psicológicas y conductuales provocadas por el consumo problemático de sustancias.

Actualmente, en mi opinión, el campo de la psiquiatría se ve atrasado al respecto de los avances de la medicina en general, hay que tener en cuenta que, pese a los avances en neurociencias y métodos de estudios, si uno compara el tipo de actividad asistencial no ha variado mucho en el transcurso de los años. Se siguen utilizando los mismos fármacos y no contamos con los dispositivos congruentes y actualizados según la casuística. En cuanto a los aspectos psicoterapéuticos, se siguen desarrollando terapias las cuales no tienen evidencia científica para los trastornos mentales que vemos en el hospital, Creo que nos falta objetivar de alguna manera los resultados de nuestras acciones terapéuticas para poder avanzar en la investigación y lograr mayor rigor a la hora de nuestro quehacer profesional.

Dr. Gigliotti: La psiquiatría es una especialidad médica que posee como objeto de estudio la mente humana. Claramente a lo largo de la historia ha sido modificada la concepción paradigmática de como entendemos a la mente y se han establecido diferentes constructos que enmarcan alteraciones psicopatológicas. Se ha intentado hallar una correlación neurobiológica con las alteraciones de la conducta humana con menor éxito que el resto de las otras ramas médicas. Afortunadamente, gracias al avance tecnológico y científico se ha logrado mejorar la comprensión etiopatológica de la psicopatología, cabe aclarar que dicho campo de estudio aún se encuentra en expansión, siendo prometedoras investigaciones actuales para nuevas y más acertadas teorías futuras. En lo que respecta a mi práctica diaria al no contar en la institución con elementos tecnológicos actuales y un limitado número de medicamentos y estudios se hace difícil entrelazar la parte asistencial de la psiquiatría con las más actualizadas investigaciones científicas.

3 – Contanos que representa ser residente de psiquiatría, contamos como elegiste esta especialidad dentro de medicina.

Dr. Gigliotti: En mi opinión, ser residente de psiquiatría representa una instancia de aprendizaje permanente, siendo frecuente la falla en protocolos y modos de acción algorítmicos. Será frecuente en esta especialidad que los casos que abordamos desde lo asistencial “rompan” todos los libros de psiquiatría. Además mismos diagnósticos en diversos pacientes con frecuencia nos muestran una diferencia increíblemente sustancial en la expresión sintomática y subjetiva de su estado morboso. Elegí esta especialidad precisamente debido a lo antedicho por su gran variabilidad clínica y por considerar a la psiquiatría como un campo de terreno fértil para el desarrollo y avance de nuevas investigaciones que entiendan y mejoren aún más el abordaje de los padecimientos mentales.

Dr. Vicari: En principio debo aclarar que en mi caso personal no fue una elección fácil. La elección de la carrea de medicina tuvo su fundamento en poder ayudar al otro desde una mirada humana y desde un saber consolidado en la evidencia. Por otra parte, siempre me intereso el funcionamiento de la mente y durante el pasaje de grado fui observando como el padecer psíquico era el motivo de fondo de muchas consultas generales, así también como funcionaba a modo de gatillo para otras enfermedades médicas. Me pareció entonces que debía enfocar mi actividad asistencial en estos problemas y trastornos psíquicos, muchas veces relegados.

Ser residente de psiquiatría constituye un doble desafío, por un lado, uno debe deconstruir un saber y una manera de adquirir el mismo que forja en pregrado, y aprender a incorporar una visión integradora tanto de la enfermedad mental, como de los aspectos sociales, culturales, antropológicos y psicológicos. Por otra parte, estudiar un nuevo lenguaje y una nueva clínica que es la psicopatología, en donde nuestra principal herramienta es la escucha paciente del paciente y la vinculación de esto con la teoría ya desarrollada hasta aquí, por la psiquiatría clásica y las neurociencias.

4 – Que representa el hospital en el que se desempeñan para la salud mental en Argentina, para la situación actual y para ustedes mismos?

Dr. Vicari: El hospital José T. Borda, representa una gran parte de la historia de la Psiquiatría Argentina, por el cual han pasado grandes profesionales y maestros. Es un punto de referencia en dicho campo. Para la situación actual representa una encrucijada entre el viejo y el nuevo paradigma de la psiquiatría, y nos lleva a pensar en cómo poder lograr un hospital monovalente especializado en salud mental despojando de las viejas lógicas manicomiales, de las cuales aun quedan vestigios. Sin embargo, no podemos dejar de destacar la importancia que tiene para el enorme caudal de pacientes que son escuchados, tratados y alojados en la institución. En un punto de vista personal representa gran parte de mi desarrollo personal y profesional, un lugar en donde recibo formación en la materia tanto de parte de los grandes profesionales que pertenecen allí, como de las experiencias clínicas con los pacientes.

Dr. Gigliiotti: El Hospital José T. Borda representa actualmente para la Argentina un símbolo histórico con expectativa de cambio hacia una atención descentralizada enfocada hacia dispositivos intermedios, quedando en evidencia como principal obstáculo para dicho fin la falta de una partida presupuestaria acorde. Aún existe una puja ideológica en el destino que debe tomar una refuncionalización de esta institución que permanece desde hace años.

En la actualidad, existen tanto detractores como partidarios de la institucionalización de pacientes psiquiátricos. Incluso en el modo de entender al riesgo que conlleva la expresión psicopatológica de diferentes trastornos nos encontramos hoy en día con dictámenes judiciales que ignoran la actual Ley de Salud Mental, que sin hace un juicio de valor sobre la misma se la pasa por alto entorpeciendo el normal desarrollo asistencial en el área. Para mí el Hospital Borda representa la mayor instancia de aprendizaje de toda mi carrera con un especial valor afectivo. Dudo que dicha formación pueda ser superada a futuro por alguna otra institución debido a la casuística presente en dicho hospital y a la cantidad y calidad de referentes expertos en el campo de la salud mental.