De lugares de encierro a lugares de tratamiento específico en neuropsiquiatría

Una bella historia de amor contemporánea.

“Desde el ombligo del mapa Rosario del Tala, Entre Ríos, una pequeña historia de añejas batallas…” (Dr. Luis Ellerman).

El profesional explica su trabajo que comenzó por 1996, con la ayuda de estas bellas palabras de Eladia Blázquez:

¡No! Permanecer y transcurrir

No es perdurar, no es existir

¡Ni honrar la vida!

Hay tantas maneras de no ser,

Tanta conciencia sin saber

Adormecida…

Porque no es lo mismo que vivir…

¡Honrar la vida!

Cuenta su historia, el hospital Neuropsiquiátrico Liniers creado en 1937, lleva el nombre de “Refugio de alienados”, cumple su función de asilo de despojados sociales y marginados en general. En 1950 llegó a albergar 140 personas.

Tenían paciente internados durante más de 20 años por ausencia de marco social, familias y laboral. Cuando miramos a lo largo de nuestro bendito país vemos que había ocurrido lo mismo.

Comenzaron a trabajar con un equipo maravilloso, con muy escasos recursos para llevar a la gente desde el refugio de alienados a la atención comunitaria.

En 1971 el Dr. Luis Ellermar es designado el primer psiquiatra del establecimiento, a partir de allí comienza una lucha por la transformación manicomial.

Etapas históricas del relato

1937-1950- Tenían dificultad para conseguir personal, la gente tenía mucho miedo al “loco”. La sociedad rechazaba totalmente a estas personas.

1950-1970 No había tratamientos farmacológicos para las crisis, chaleco de fuerza, aislamiento, golpes, encierro. No había psiquiatras había solo un enfermero para 60 pacientes. Trabajaban solos sin respaldo.

Con el tiempo relata un enfermero, llevó a un paciente a su casa, donde el mismo llegó a ser uno más de la familia, cuidaba a los nietos del enfermero, comían todos juntos y los demás pacientes lo iban a visitar. Los hijos del paciente lo habían dejado allí hacía 18 años. El enfermero trabajó y los hijos volvieron a tener relación con su padre. Hasta llevarlo con ellos.

1971-1983 Humanización del manicomio, con el nombramiento del primer psiquiatra el hospital pasa de “Manicomio Tradicional” a “Hospital a puertas Abiertas”

Se sacan los tapiales, se sacan los tejidos, deambulan por Rosario del Tala, mezclándose con otra gente, “con la llegada del doctor”, dicen los talenses.

“Se suprimió el chaleco, el encierro, los golpes, el calabozo, las inyecciones de bismuto”.

1984-1996 Coincidiendo con el retorno de un sistema político constitucional asume como director el médico psiquiatra que venía ejerciendo desde hacía 13 años. La nueva dirección no se conforma con lo logrado sino que avanza en un proceso transformador.

En el año 1995 mediante una acordada judicial se logra la prohibición de pacientes crónicos, lo cual permite una mayor actividad extra hospitalaria.

Esto es la marca de una política de salud mental coherente con principios ideológicos de trabajo. Esta nueva política hospitalaria se centra de la cobertura de la problemática en Salud Mental de la región central de la provincia de Entre Ríos en interrelación con los servicios generales de salud y otras instituciones de la comunidad modificando el destino de “cronicario irreversible” que el mandato social le había adjudicado a la institución.

Ahora se trabaja en la comunidad porque el hospital forma parte de ella.

Como dice Franco Rotelli: ”Lo importante es el objetivo que uno traza, como se organiza el conjunto en función de ese objetivo. Es claro que el médico tiene que cambiar su rol, al igual que enfermeros y psicólogos”.

La atención comunitaria es más económica que la reclusión del paciente.

“Cualquiera puede preguntarse qué es lo que me hace más apto para esta empresa. Nada salvo la vocación, la pasión que siento por ello.” ( Steven Spilberg”.

Nivel de atención primaria en Salud Mental

Desde la atención en centros de atención primaria es fundamental, teniendo en cuenta que en países en desarrollo existen más de 40 millones de hombres mujeres y niños que padecen trastornos mentales graves no tratados gran número de estos trastornos psiquiátricos pueden modificarse y atenuarse. Existen métodos de tratamiento que sólo se han aplicado en una escala muy modesta en estos países.

Se deben aplicar políticas de salud pública con interacción permanente entre los centro de atención primaria con un equipo formado en Salud Mental con el hospital, provincial o nacional. Más allá de las diferencias de política partidaria, la salud debería ser una prioridad.

El trabajo conjunto de municipio, provincia y nación, disminuiría el gasto público, y la disminución de daño a nivel de toda la población en general.

Un agradecimiento al Dr. Luis Ellerman por su lucha y la de su equipo. Su amor y pasión por su trabajo.

Esta historia es anterior a la ley 26657, muestra que en nuestro país hay gente maravillosa que siempre ha luchado por la libertad, la dignidad del otro, sin deseo de trascender.

Hay seguro muchas de estas historias que no se cuentan pero son fundantes del pensar y hacer de muchos profesionales de nuestro extenso y querido país.

Dra Patricia Raimundo. Psiquiatra-Legista MP 62951 MN 158734
Mail rai_7135@yahoo.com.ar