Consideraciones sobre el Suicidio

Nadia Verónica HuppiLic. En PsicologíaPerito ForenseDiplomada en Neurociencia Clinica aplicada al estudio y abordajes de los Trastornos de la Personalidad y Psicopatías en SATP año 2020

Catamarca, República Argentina

Tal como lo afrima lo afirma la OMS (1976) define el Suicidio como toda acción por la que un individuo se causa a sí mismo un daño, con independencia del grado de intención y de que conozcamos o no los verdaderos motivos, y el suicidio como la muerte que resulta de un acto suicida. A su vez identifica al suicidio y su intento como uno de los problemas más graves de salud que pueden afectar a las personas, es por ello que recomienda a todos sus estados miembros que sea atendido de forma prioritaria.

Entonces, el suicidio es la accion destructiva deliberada de quitarse la vida y el intento, mucho mas frecuente, su fracaso. Se considera intento de suicidio a toda acción autoinfligida con el propósito de generarse un daño potencialmente letal, actual y/o referido por el/la persona y/o referente acompañante. Ambos son actos de violencia personal.

El suicidio es una tragedia no solo para el individuo, tambien afecta a su familia, escuela, trabajo, a la comunidad donde viva, a sus médicos y psicólogos que lo tratan y tiene, además genera un gran impacto social.

Se suicida una persona cada 40 segundos, cada año, casi un millon de personas (tasa de mortalidad global 16/10000) Las tasas de suicidio aumentan un 60% en los ultimos 45 años. Se considera una de las 3 primeras causas de defunción en personas entre los 15 y los 45 años en algunos paises, y la segunda causa entre los 10 y 14 años. El daño realizado a sí mismo es una de las primeras 5 causas mundiales de admisiones en los hospitales y se asocia con un riesgo significativo de muerte, la mayoría por suicidio. Es en Argentina la segunda causa de muertes traumáticas después de los accidentes de tránsito y antes que los homicidios, afectando en mayor grado a los adolescentes (12 a 24 años) y luego a la tercera edad (mayores de 65 años).

La representación más extendida sobre el suicidio está asociada a la imagen de un acto individual con un propósito claro. Sin embargo, cada vez más, este evento de la vida humana es considerado en toda su complejidad, teniendo un alcance colectivo, como problema sanitario y social.

El suicidio es un continuo, que parte desde la ideación suicida, pasando por amenazas suicidas, plan suicida, crisis suicida, intento de suicidio hasta suicidio consumado.

Se deben delimitar conceptos como conducta suicida, ideación suicida, intento de suicidio y suicidio. Las conductas suicidas son las encaminadas a conseguir consciente o inconscientemente el acto suicida. Las ideaciones suicidas son los pensamientos y planes para llevar a cabo un acto suicida, cabe diferenciar entre ideas de ruina, ideas de muerta y plan analítico y considerar los factores contextuales de dichas manifestaciones. Se consideran ideas ruinas, a las ideas que presentan con respecto a lo que pasa en el mundo que influyen a su afecto de manera negativa y que se va generando un constructo ideoafectivo en términos negativos para la timia del sujeto “está todo mal en mi vida, la verdad que, no se que hacer”. Ideas de muerte, a la pregunta anterior, se responde con la respuesta “lo mejor sería que ya no esté”, es importante analizar el grado de penetrabilidad de dicho pensamiento, y las opciones para dicha respuesta. El plan autolítico, es el pensamiento con una planificación suicida. Tener en cuenta la semántica del discurso versus el vigor hacia la muerte. Cobra relevancia en dicho punto hacer una valoración. Por otro lado el intento de suicidio, es considerado como el comportamiento autodestructivo que fracasa en el logro de quitarse la vida. Se engloban aquellos actos autolesivos deliberados con diferente grado de intención de morir y de lesionarse que no tienen un final letal.

A su vez cabe mencionar conceptos como riesgo de suicidio: es considerado como la posibilidad de que una persona atente deliberadamente contra su vida. Simulación suicida, es el acto en el que no existe una autentica intención de consumar el acto, gesto suicida, es dar a entender con actos, que suelen tener algún simbolimo sobre una acción suicida, amenazas suicidas, es dar a entender con palabras sobre una acción suicida que se realizará.

El suicidio racional, es aquel que inmerso en una enfermedad crónica, incapacitante, deterioro progresivo, toma la decisión de que suicidarse es la solución a su sufrimiento.

El suicidio Colectivo: es el suicidio colectivo que llevan varias personas a la vez. Una persona inductora y el resto los dependientes. Representan una forma extrema de identificación con la otra persona. Los suicidios de grades grupos de gente tienden a ocurrir en sectas y en situaciones con una gran carga emocional.

El parasuicidio o lesión deliberada sería el conjunto de conductas donde el sujeto de forma voluntaria e intencional se produce daño físico, cuya consecuencia es el dolor, desfiguración o daño de alguna función y/o parte de su cuerpo, sin la intención aparente de matarse.

Dentro de los factores a considerar se destacan fracasos en la resolución de problemas interpersonales, altos niveles de desesperanza con respecto al futuro y una mala regulación del afecto, buscan un cambio en su vida y una alternativa es el terminar con su vida. Algunos rasgos característicos son: aislamiento social, baja autoestima, baja autoeficacia, pobre autoconcepto, sentimientos de abandono y desesperanza, visión negativa de sí mismo y su entorno y niveles elevados de impulsividad.

La probabilidad de que el acto se realice se incrementa cuando se sufre una pérdida de un objeto querido, cuando se experimentan afectos abrumadores de furia o culpa.

Considerando los métodos más utilizados se encuentran, ahorcamiento, envenenamiento, precipitaciones (salto al vacío) intoxicación medicamentosa, intoxicación por gases y también, disparos con armas de fuego, explosivo adosado al cuerpo, prenderse fuego, tragar objetos punzantes o cortantes y apuñalamiento, entre otros.

Dentro de los factores de riesgo se mencionan: la diferencia entre los sexos (hombres se suicidan más que las mujeres, esto está relacionado con el método utilizado, los hombres suelen utilizar métodos más violentos y letales), edad (los índices de suicidio aumentan con la edad), la raza (2/3 suicidas son de raza blanca), estado civil: el matrimonio disminuye el riesgo y el divorcio lo aumenta, otra factor de riesgo está relacionado con las personas desempleadas, a su vez se observan diferencias en cuanto a la religión, los católicos se suicidan menos que los protestantes y los judíos. Otro factor de riesgo son las enfermedades mentales, más del 90% de las víctimas de suicidio tienen trastornos psiquíatricos en el momento de la muerte (trastorno del estado de ánimo, trastorno por uso de sustancias, trastornos psicóticos: Esquizofrenia, trastorno de personalidad, especialmente el límite, antisocial y el narcisista)

A modo de conclusión es interesante resaltar las palabras del Dr. Jemar en donde se hace referencia a la necesidad de una valoración crítica y a conciencia de dichos aspectos tratadas up supra, en donde cobra relevancia tener una clara noción de los conceptos y realizar un análisis contextual de cada caso. El suicidio es un tema de salud que requiere un abordaje comunitario y responsable.

Anexo

HONORABLE CONGRESO DE LA NACION ARGENTINA

2015-04-08

INTERÉS NACIONAL

Ley 27.130

Ley Nacional de Prevención del Suicidio.

Sancionada: Marzo 11 de 2015

Promulgada de Hecho: Abril 6 de 2015

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc. sancionan con fuerza de

Ley:

LEY NACIONAL DE PREVENCIÓN DEL SUICIDIOCapítulo I

Disposiciones preliminares


ARTÍCULO 1° — Declárase de interés nacional en todo el territorio de la República Argentina, la atención biopsicosocial, la investigación científica y epidemiológica, la capacitación profesional en la detección y atención de las personas en riesgo de suicidio y la asistencia a las familias de víctimas del suicidio.

ARTÍCULO 2° — A los efectos de esta ley se entiende como:

a) Intento de suicidio: a toda acción autoinfligida con el objeto de generarse un daño potencialmente letal;

b) Posvención: a las acciones e intervenciones posteriores a un evento autodestructivo destinadas a trabajar con las personas, familia o instituciones vinculadas a la persona que se quitó la vida.

ARTÍCULO 3° — La presente ley tiene por objeto la disminución de la incidencia y prevalencia del suicidio, a través de la prevención, asistencia y posvención.

ARTÍCULO 4° —
Son objetivos de la presente ley:

a) El abordaje coordinado, interdisciplinario e interinstitucional de la problemática del suicidio;

b) El desarrollo de acciones y estrategias para lograr la sensibilización de la población;

c) El desarrollo de los servicios asistenciales y la capacitación de los recursos humanos;

d) La promoción de la creación de redes de apoyo de la sociedad civil a los fines de la prevención, la detección de personas en riesgo, el tratamiento y la capacitación.