Aproximación a los conceptos de TEPT y Trastorno Adaptativo, como diferenciarlos?

Dra. Daniela Flores HelgueroMedica Esp en Psiquiatria, Mg Neurociencias, Fellow Neuropsiquiatria

Después de atravesar hace casi un año una nueva dinámica de comunicación, distanciamiento social y distintas modificaciones en protocolos para prevención y preteccion de cada uno y de la sociedad; continuamos escuchando en los medios masivos frases y aproximaciones diagnósticas que nos llevan a confusión y controversia.

Por lo tanto, considero importante poder diferenciar los cuadros psicopatológicos propiamente dichos de respuestas normales esperables según el contexto, para así poder identificar qué es lo que realmente le sucede a cada individuo y por otro lado poder brindar abordajes adecuados en cada situación.

Dentro de las similitudes que podemos observar entre Trastorno Adaptativo y TEPT, podríamos decir que en ambos los individuos estamos expuestos al cambio, el cual podría generar incertidumbre, ansiedad, preocupaciones permanentes sobre la salud, el futuro, la economía y/o respuestas físicas de hipervigilancia además de alteraciones del sueño.

La situación estresante o de cambio que impacta en el aparato psiquico se interpreta y procesa de forma individual, en muchas ocasiones ese cambio se torna disruptivo/ estresante. Para hablar de respuestas frente a estímulos externos debemos retomar el concepto de estrés,

Kandel lo describe como: evaluación inconsciente e implícita de un estímulo seguida de una reacción y una respuesta consciente, presenta respuestas condicionadas por emociones y sentimientos. Las emociones tienen un componente corporal mediado por el complejo nuclear amigdalino y los sentimientos se consideran respuestas emocionales conscientes.

Damasio, define a los sentimientos como la Historia que el cerebro elabora para interpretar las reacciones del cuerpo. El procesamiento emocional se genera en la amigdala a través de aferencias sensoriales del exterior o por señales internas viscerales y nociceptivas, estas se encargan de llevar la información a las cortezas de asociación primarias, después a las cortezas de asociación unimodal donde se integra la información y es enviada a las cortezas de asociación multimodal.

Cuando hablamos de evento disruptivo, hacemos mención a situaciones que ocurren en el mundo externo con potencial de irrumpir en el psiquismo y producir reacciones que alteren su capacidad integradora y de elaboración a diferencia de una Situación

Traumática que se relacionan con accidentes, muertes de un ser querido, enfermedad grave, quiebre económico, catástrofe colectivas o naturales y migración forzada (APA). El Dr. Benyacar refiere que una situación potencialmente traumática dependerá de la singularidad del individuo, las características propias de la situación y la relación del evento y el sujeto en particular.

Los desórdenes por disrupción producen Patología de lo disruptivo, relacionadas a cambios que ocurren en el afuera que impacta en el adulto provocando distorsiones vivenciales o vivencias traumáticas de estrés o ansiedad. Entonces, la vivencia traumática es una posible respuesta frente a la irrupción del mundo externo en el interno que se representará en una vivencia o experiencia.

Los trastornos adaptativos son reacciones desadaptativas frente a situaciones estresantes psicosociales identificable que ocurren en un corto espacio de tiempo desde el inicio del evento estresante y se manifiesta por deterioro en la funcionalidad social/académicas que puede estar acompañado con síntomas depresivos, ansiosos y/o alteraciones de conducta.

Para el DSM5 los trastornos adaptativos deben presentar síntomas emocionales o conductuales dentro de los 3 meses posteriores al suceso determinado como factor estresante. Puede ser agudo o crónico en caso de durar más de 6 meses.

El trastornos de estrés postraumático es una respuesta específica en su fisiopatología y clínica, misma estará en relación al tipo de evento traumático. La detección de un evento traumático es decisiva para poder realizar el diagnóstico, presenta variabilidad de síntomas, tiempo de evolución variado, presentación clínica múltiple y comorbilidades que empeoran el pronóstico.

Respecto al evento traumático en sí, podemos diferenciarlo según el tiempo en corto y largo plazo. Dentro los eventos a corto plazo tenemos: Desastres naturales, ocasionadas por el hombre, bombardeos, atentados terroristas, etc. A largo plazo también encontramos a los desastres naturales, prisioneros políticos, rehenes, abuso infantil, desastres tecnológicos.

Terr Clasifica al trauma en 2 tipos: Trauma tipo I, son cortos e inespecíficos, eventos repentinos, peligrosos, experiencia traumática aislada, duración limitada, los eventos son recordados en detalle y crean recuerdos más vividos y completos que el Trauma tipo II, presenta síntomas típicos de TEPT, ideas intrusivas, conducta evitativa, Hiperarausal, reexperimentación, tienden a recuperarse, pero también a cronificarse.

El trauma tipo II se relaciona con acontecimientos ininterrumpidos y repetidos, temas variables, múltiples, de larga duración, repetidos y anticipados, inicialmente ocasionados por el hombre, la persona suele sentirse indefensa, atrapada e incapaz de defenderse, presentan recuerdos confusos, borrosos, aislados y disociación. Para el DM5 se requiere a exposición de amenaza de muerte, lesión severa o violencia sexual, que uno experimenta el acontecimiento, es testigo del evento o fue informado de lo ocurrido a una persona cercana.

Experimenta una repentina y extrema exposición a situaciones vinculadas con desastres, violencia o accidentes. Teniendo en cuenta todo lo anteriormente mencionado, no podemos olvidarnos de los factores de riesgo individuales que presenta para individuo, además de los factores de vulnerabilidad y resiliencia. Dicha triada nos marcará el posible camino que seguirá cada paciente según la presentación clínica y su individualización.

El Dr. Roberto Sivak mencionó que aproximadamente el 15 % de las personas expuestas a una situación potencialmente traumática puede llegar a desarrollar un cuadro completo de Estrés postraumático, siempre dependiendo de los factores de vulnerabilidad biológicos y de personalidad.

Una última mención frente a cuadro que no se presenten como los mencionados o tengan características mixtas, complejas sin posibilidad de diferenciación, el DSM5 nos brinda la sección relacionada con Otros trastornos relacionados al trauma y factores de estrés específicos o No específicos, donde se encuentran el trastorno tipo adaptativo con duración prolongada, Ataque de nervios y otros síndromes culturales.

Bibliografía

  1. Alvano S. y col. Trastornos del estado de animo, ansiedad, TEPT y obsesivo compulsivo, segunda edición, intramed pag 721- 726. 2020
  2. Sivak R, Estrés, Trauma y desastres herramientas Teórico Clinicas, primera edición, Lib Akadia 2011.
  3. Benyacar M, Lo Disruptivo, Segunda ed, pag 85-97, Biblos 2006.
  4. Casey P. Trastornos relacionados con Trauma y factores de estrés, pag 41-64, ed. Arlington 2016