Complejizar para comprender la salud mental o morir en el intento.

Reflexionando con el Dr. Nicolas Martinez lopez

Históricamente la ciencia ha realizado múltiples intentos de entender, interpretar y comprender distintos fenómenos; sin embargo, no han llegado a buen puerto en todas las ocasiones, debido a la cantidad de variables que pueden influenciar un fenómeno determinado.

Tal es el caso de la salud mental, que para poder ir avanzando en su comprensión se ha requerido del estudio desde diversas disciplinas, ya que al reducir la aproximación desde una de ellas exclusivamente no hemos logrado los objetivos fundamentales en esta materia.

Por un lado, la psicología ha logrado poco a poco establecer cimientos en diversas disciplinas, trabajando en conjunto de ciencias jurídicas, forenses, ambientales y muchas otras; avanzando a pasos agigantados, y de la cual abordaremos en algunos puntos.

Por otro lado, la psiquiatría, poco avance ha logrado, ya que se ha colocado la titánica meta de buscar casi exclusivamente las bases neurobiológicas de los trastornos mentales; ello ha valido de un problema a nivel epistemológico de la especialidad en medicina, hasta sus avances paulatinos.

Este problema requiere de una profunda reflexión en la materia y un trabajo más de la mano y en conjunto de otras disciplinas ya que, desde la fenomenología clásica y filosófica, históricamente se ha visualizado de forma aislada a la psiquiatría; incluso movimientos históricos como la antipsiquiatría de Foucault le han criticado ese reduccionismo a ultranza que desde la segunda mitad del siglo XX comenzó a imperar en el área, sobre todo en el área forense.

Pero pido al lector que me permita expliquemos un poco más al respecto, ya que si no logramos vislumbrar el contexto desde el cual la psiquiatría ha tomado ese punto, sería fácil juzgarla.

La psiquiatría como disciplina es una rama aun en desarrollo y, por tanto, como si se tratara de un adolescente que de forma impulsiva realiza conductas que le llevan a consecuencias negativas, la psiquiatría ha tenido diversos episodios en su desarrollo que debe de reflexionar, dejar atrás y aprender de ellas.

Además, los orígenes de la psiquiatría como especialidad médica datan más cercano a la filosofía que, a la biología, implantándole el reto mayúsculo históricamente de entender el entramado de la mente y su psicopatología a la que se enfrenta el ser humano.

La mente, ese constructo tan abstracto, ha sido refutado por reduccionistas a ultranza, estableciendo que no somos más que un conjunto de moléculas, reacciones químicas y electrofisiológicas que disparan a velocidades increíbles y que derivado de ellos se tiene el producto de lo que hoy denominamos mente a falta de otras palabras. Tal vez en unos cien años esa teoría sea refutada o aceptada, sin embargo, al momento de la redacción del presente escrito, la tecnología desarrollada por nuestra especie no ha logrado esclarecerlo.

Por tanto, la psiquiatría camina desde el paradigma de Libet hasta el ego de Freud, pasando por el marcador somático de Damasio y la taxonomía de Kraepelin; la realidad es que no tenemos aun respuesta más cercana que lo que la verdad documental (como si de un juicio penal se tratara) nos permite establecer.

Si tomamos este punto, es justo que veamos la complejidad de la que la psiquiatría se ha encargado; y dejemos de solo colocar en ella, un dedo acusador que le señala como llena de mentiras, no sonaría lógico decir que un cardiólogo que antes del estetoscopio colocaba su oído sobre la espalda o el pecho de paciente, era una ciencia falsa que no tenía fundamento porque todo lo basaba en ruidos que solo el entiende, pues lo mismo sucede con la psiquiatría pero con un mayor fervor dado la complejidad de su objeto de estudio y de resolución de problemas.

Por otra parte, sería lógico que una disciplina de la medicina debería tener un origen claro en la historia, más en cambio para la psiquiatría no sabemos si comenzó con la filosofía presocrática o con los albores del siglo XX ya que desde que el homo sapiens sapiens ha tenido la capacidad de razonar, se ha preguntado y establecido hipótesis en las variaciones de reacciones del ser humano y si retomamos lo establecido desde la psicología y la psiquiatría evolutiva, los trastornos mentales parecen ser entramados de una búsqueda homeostasis que la diátesis cambio de rumbo y por tanto podrían existir desde hace miles de años, cuando desarrollamos las áreas para tener funciones mentales superiores o incluso podrían ser el precio de estas evolutivamente hablando.

Es decir, poco a poco este adolescente estará próximo a cumplir la mayoría de edad, (sea cual sea la edad en el país que me lean); y ésta tomando decisiones que marcaran su desarrollo, aprendiendo poco a poco de todas las áreas que desarrollan conocimiento del ser humano; mismas que en próximas entregas comenzaremos a abordar y dar un panorama sobre algunos constructos que requieren mayor estudio y otros que han sido punto de debate.